¡A zarpar a lo desconocido!

Emprender es difícil, no solo por los retos económicos o la competencia en el mercado, también es un proceso psicológico difícil, es más, la sola idea de fracasar puede asustar hasta al más bravo.

Emprender es como zarpar en un barco a lo desconocido. No sabes si el barco va a aguantar, no sabes si los recursos con los que cuentas serán suficientes, si habrá tormentas o cielo azul y aguas calmas, si tu tripulación es la indicada; tú solo ves el mar abierto ante ti y esperas que en algún momento tierra firme aparezca en el horizonte indicando que lo has logrado.

Muchos prefieren quedarse en el puerto que salir corriendo al grito de ¡leven anclas! y es comprensible, sin embargo la verdadera manera de emprender es lanzarse sin importar el “qué dirán”.

 ¿Te sientes perdido? ¡No te preocupes! Nosotros te ayudamos.

¿Te sientes perdido? ¡No te preocupes! Nosotros te ayudamos.

Prepárate para emprender

Si ya estás con un pie en el agua, tal vez sea momento de que te detengas un momento y reflexiones si estás listo para emprender tomando en cuenta estos detallitos:

-Vas a necesitar tiempo y recursos. Ten bien en cuenta que vas a ocupar varias horas de tu día en emprender y vas a necesitar dinero y personal.

-Ten lista la ruta que vas a seguir. Al igual que el mar abierto, el mundo de los negocios puede parecer enorme y sin caminos claros, por eso necesitas trazar un plan de trabajo que te ayude a mantenerte orientado y aún así prepárate para sentirte medio perdido de vez en cuando.

-Búscate la mejor tripulación. Si ha llegado el momento de buscar personal, que sean personas comprometidas con el viaje. Necesitas que compartan tu visión y tu amor por lo que están haciendo: deben estar dispuestos a llegar hasta donde el viaje los lleve.

-Prepárate para las tormentas. Todos deseamos que el viaje sea tranquilo y placentero, pero no por eso significa que no te debes preparar para cuando el viento cambie. No se trata de ser optimista o pesimista, sino de ser realista ante las dificultades que pueden presentarse y adelantarse a ellas dentro de lo posible.

-No dejes de mirar hacia adelante. Llegará un punto donde para donde mires vas a ver agua, pero no desesperes, no pierdas de vista tu meta y recuerda: está bien que cambies tu plan de trabajo dependiendo de las circunstancias, incluso que improvises y uses rutas alternas, pero ten siempre en cuenta la razón por la que iniciaste tu viaje y navega a ella.

Al final del día lo que importa es que disfrutes del viaje, que aprendas de él y conozcas personas interesantes, por eso en Workshop te ofrecemos un espacio chill, creativo y lleno de gente como tú, para que empieces a planear tu próximo “viaje”,  así que anda, es momento de zarpar, contáctate con nosotros y bon voyage !

#SomosWorkshop tu espacio de emprendimiento.

Email: hola@workshopmx.com

Tel: 55-7587-5046