Sin jefe, sin horarios… ¿sin organización?

Así que has decidido emprender, decirle adiós a los jefes, a los horarios de oficina, al traje y al portafolios. ¡Te felicitamos! pero que ésta nueva falta de estructura tradicionalista no se lleve lo mejor de tu tiempo.

Cuando uno trabaja por cuenta propia es muy sencillo que se nos vaya la noción del tiempo y acabemos sin trabajar por estarnos distrayendo con cualquier otra cosa, si tú también sientes que entre la tele y el refri se te van las horas productivas, sigue leyendo estos prácticos consejos para organizar tu tiempo.

  1. Establece un horario.

-“¡¿Qué qué? Pero si yo empecé mi propio negocio porque no quería que alguien me trajera checadito!”- Emprendedor sorprendido.

Entendemos que tener que ir a una oficina y el traje y todo ese rollo no es lo tuyo, pero es importante que tú mismo te obligues a llevar un horario, de ésta manera ni perderás el tiempo ni acabarás haciendo todo a la última hora. Recuerda: tal vez tú ya no respondas a un horario impuesto, pero puede que tus clientes sí y no les va a hacer gracia que no entregues a tiempo porque “fue el final de temporada de tu show favorito”, lo que nos lleva al punto #2.

2. Separa el negocio del placer.

Ahora que ya tienes un horario de trabajo ¡síguelo! No estés mezclando  constantemente las actividades propias de tu negocio con las personales. Recuerda: Internet también se usa para trabajar. Es muy difícil no distraerse cuando tienes al mundo entero a un click de distancia, pero nuevamente es cuestión de disciplina y de no andar ocupando tiempo de trabajo como recreacional.

4. Divide y vencerás.

Como seguramente ya te has dado cuenta para este punto, el secreto de organizarte es separar tus actividades, tus responsabilidades y tus recursos. Establece un presupuesto para tu negocio y uno personal, un horario de trabajo y uno de recreación, etc. Ahora es momento de que dividas tu espacio. Procura no trabajar en tu cama acostado entre un montón de comida y ropa, no sólo afectará la calidad de tu trabajo, sino que también acabarás afectando tus patrones de sueño.

5. Ten a la mano un calendario.

Si ya no distingues entre lunes de viernes es momento de que te consigas un calendario o una agenda. Organiza tu semana con las actividades que debes realizar y ponte fechas límites y metas que cumplir en ellas, no sólo te ayudará a que no se te vaya nada, también evidenciará tu progreso y el de tu proyecto y que bien se siente cuando notas que las cosas empiezas a fluir, ¿a poco no?.

Si aún después de leer estos consejos consideras que es difícil para ti separar tu casa de tu home office, no te preocupes, no eres el único. Por eso creamos Workshop Coworking, un espacio que combina la disciplina de una oficina con la comodidad de estar en tu casa, además de que puedes compartir con otros emprendedores que normalmente no te encontrarías en tu sala.

Date un rol por nuestra página web y convéncete de que somos tu próximo espacio de  productividad.

http://www.workshopmx.com/espanol