7 tips para mejorar tu productividad

Si al final del día sientes como que pasaste todo el día sentado frente a la computadora pero no acabaste ni la mitad de las cosas que tenías que hacer quizá te estés preguntando ¿cómo puedo mejorar mi productividad?  (Des)afortunadamente no hay una sola respuesta para esa pregunta, a cada persona nos sirven diferentes cosas, sin embargo hay factores comunes con los que puedes empezar e intentar mejorar tu productividad.

  1. Prioridad: Escribe en la noche 3 cosas que necesites terminar mañana si o si. Sé súper específico sobre las cosas que tienes que hacer para que no divagues “haciendo” los pendientes la mañana siguiente.

  2. Aisla: Haz lo que tengas que hacer para mantenerte enfocado en tu trabajo sin distraerte por el ruido, por aburrimiento o por hambre. Si el lugar donde trabajas es muy ruidoso invierte en un buen par de tapones para los oídos o audífonos para evitar distraerte con el ruido del entorno. Checa aquí este artículo sobre cómo la música puede ayudar a mejorar tu productividad

  3. Alarmas para todo: Si tienes que por alguna razón revisar tu mail o tus mensajes ponte una alarma de 5 minutos antes de hacerlo para asegurarte de que tienes el tiempo medido y cuando empiece a sonar la alarma regresaras a lo que estabas haciendo anteriormente.

  4. Come: “¿Qué? ¡Ahorita no tengo tiempo para comer!” Fija una hora para comer y que no sea frente a la computadora, come con calma y disfruta tu comida, tu cuerpo necesita energía para concentrarse y seguir trabajando.

  5. La regla de los 2 minutos:  Si tienes algún pendiente que se puede hacer en menos de dos minutos, hazlo y no lo dejes para el final. Recuerda que muchas veces se logra más con pequeñas cosas y al final del día eso te ayudará a tener la sensación de que hiciste más cosas en el día, te dará confianza y te ayudará para no tener en la cabeza mil tareas, por más pequeñas que sean.

  6. Escríbelo: Ten siempre a la mano la hoja donde anotar tus pendientes, no los tengas en tu celular porque sino para estarlos viendo y checando vas a tener tu celular cerca y probablemente una cosa te lleve a otra y termines viendo videos extraños en youtube por 4 horas seguidas.

  7. No seas un vampiro: Trabaja cerca de una ventana o algún lugar donde recibas la luz natural y percibas el cambio de tiempo, esto te va a ayudar a dormir mejor en la noche y por lo tanto mejorar tu productividad.

¿Cuantas horas debo trabajar al día?

Siempre han existido empleos donde el horario es de 8am a 6pm, y otros empleos donde el horario es de 8am hasta que tu cuerpo aguante. El problema radica en diferentes cuestiones, por ello se han propuesto a lo largo de los años diferentes reformas laborales, no siempre con las soluciones más brillantes.

 

Cuando te contratan es común que te den una hora de entrada y de salida (con su respectiva hora de comida claro) pero por lo general surgen diferentes variables con las que seguramente te puedes identificar:

 

  • Los que llegan 15 a 20 minutos después de la hora de entrada y como si nada, se ponen a saludar a todo el mundo, se preparan su café, se maquillan y, cuando por fin terminan su rutina mañanera, comienzan a trabajar una hora después de haber llegado.

  • Los que se toman una hora de comida, más lo que hacen caminando a la fondita, el tiempo que tardan en tomar su orden, la sobremesa y hasta el break de cigarro.

¿cuantas horas debo trabajar al día?

Lógicamente entre tanto tiempo perdido no habrán terminado su trabajo y necesitarán quedarse más tiempo. Pero también está la otra cara de la moneda. Están los que llegan temprano y no pierden el tiempo sus jefes, o bien la empresa, les da más trabajo para hacer del que se puede hacer en el horario laboral o simplemente no se pueden ir en punto de su hora de salida porque los demás se quedan trabajando y “se ve mal” que tu no te quedes.

 

Hay estigmas que aún en pleno 2017 llevan algunas empresas, pensar que la persona que se va más tarde es quien más trabaja, por ejemplo, cuando no necesariamente es así. Peor aún, vivimos en una época en la que los jefes creen que pueden escribirte por whatsapp fuera del horario laboral, donde ahora más que nunca se respeta poco el horario establecido.

 

Pero entonces, ¿cuántas horas debo trabajar al día? Las horas que debes de trabajar al día en una oficina son las horas por las que te pagan y tú trabajes íntegras; de lo contrario entrarás en un conflicto de “pago de horas extras”, pero siendo realistas, esto probablemente no va a suceder.

 

Al contrario, si eres freelance y trabajas por tu  propia cuenta las cosas cambian, trabaja la cantidad de horas que necesites trabajar para terminar un proyecto sin descuidar las horas de comida ni las horas de sueño. Quizá trabajes las mismas horas que si estuvieras en una oficina, con la diferencia de que esas horas puedes repartirlas a lo largo del día como mejor te convenga. Al final de cuentas nadie más que tú sabrás cuántas horas necesitas dedicarle a tu trabajo.

 

horasExtras

En Workshop abrimos de lunes a viernes de 8 am a 8:30 pm para que vengas a trabajar a la hora que más te convenga.

 

5 tips para mejorar tu networking

Si pasas  la mayor parte del día en la oficina pero no conoces bien a tus compañeros de trabajo, este artículo es para ti.

 

Estás en la oficina o en Workshop junto a varias personas que ves casi todos los días, incluso los ves más seguido que a tu pareja o a tus hijos, y aún así no sabes casi nada de ellos más que el típico y tradicional

-”Con permiso.”

-”Propio.”

 

¿Cómo puede ser que pases tanto tiempo junto a las mismas personas y te sientas tan ajeno a ellas? La razón de esto es simple, pasan tiempo juntos sin embargo no es tiempo de calidad que se necesita para crear lazos, para confiar en alguién o simplemente para aprender un poco más sobre qué hace esa persona que está sentada junto a ti casi todos los días.

Las ventajas de crear vínculos con las personas van desde un mejor humor hasta fomentar una mejor organización y funcionamiento personal. Existen estudios que demuestran que las personas que crearon vínculos con sus co-workers superaron a sus competidores en: productividad, motivación, compromiso, innovación y eficiencia.

 

Sin más preámbulo aquí te dejamos 5 tips para mejorar tu networking:

  1. ¿Haz visto videos de cómo los artistas se reúnen en grupos antes de cada concierto con todo su staff? Intenta esta práctica todos los días por unos 5 o 10 minutos, anímense y motívense para que cada día sea un gran día y logren sus metas.

  2. Sé real, ¿Cómo? ¡Pero si ya soy de carne y hueso! El mejor networking se obtiene  de relaciones genuinas. Enfócate en construir una relación a largo plazo tratando de entablar cierto tipo de camaradería con las personas a tu alrededor en lugar de sólo intercambiar tarjetas y no volver a hablar nunca. Busca algo que tengas en común, haz chistes y demuestra que te importa.

  3. No seas Ramona Flowers en la escena de la fiesta en Scott Pilgrim No puedes esperar a estar ahí parado o sentado y que alguien o todos se te acerquen a hablar contigo, debes de tener iniciativa, ser proactivo. Acércate a las personas e intenta entablar pequeñas pláticas, poco a poco la barrera entre ti y los demás irá desapareciendo.

  4. Agregue una pizca de crítica constructiva Pide la opinión (y tómala en cuenta) de tus co-workers cuando no estés seguro sobre cómo hacer algo o sobre el resultado de algo. La opinión desde fuera de la burbuja suele ser más confiable que la tuya despues de mil horas haciendo algo.

  5. Conviértete en una cinta para optimistas Encuentra el lenguaje correcto para conectarte con las personas de tu alrededor. Diferentes estudios mostraron que las personas que usan términos positivos en vez de utilizar negaciones son más propensos a causar una mejor impresión. No tienes que dejar de opinar lo que realmente crees, simplemente decirlo de otra manera.

La manera correcta para sentarse a trabajar

Sentarse pareciera una de las cosas más fáciles del mundo, lo hacemos desde que cumplimos 6 meses de vida y aún así no sabemos hacerlo bien.

 

Muchos de nosotros pasamos la mayor parte de nuestro tiempo sentados frente a la computadora, por lo tanto, es importante que lo hagamos correctamente para no perjudicar nuestra salud.

 

Al parecer sentarse bien requiere más dedicación que simplemente sentarse en una silla frente a la computadora y listo, antes de sentarte respira profundamente y estírate.No, esto no es una clase de yoga. Siéntate, apoya tus pies en el suelo y coloca los brazos en forma de L frente a ti.

 

Primero lo primero, necesitas una silla que te quede cómoda, es de esos pequeños lujos en los que hay que invertir (si vienes a Workshop no tienes nada de qué preocuparte porque ya elegimos las sillas más cómodas para ti). Consigue una silla que se ajuste fácilmente, que puedas cambiar la altura, la posición trasera y la inclinación.

 

Apoyo dorsal: Ajusta tu silla para que la parte inferior de la espalda esté correctamente apoyada.

Consigue un banquito: Las rodillas deben estar ligeramente más bajas que la cadera. Utiliza un banquito para poner tus pies si la silla es demasiado alta y no alcanzas a apoyar completamente tus pies en el piso.

También un banquito para la computadora: Asegúrate que  la pantalla esté a la altura de los ojos. Si la pantalla es demasiado alta o baja tendrás que doblar el cuello, lo cual puede resultar incómodo a largo plazo.

Espacio en el teclado: Deja un espacio de entre 10-15 centímetros entre el teclado y tú para poder descansar las muñecas.

Evita usar un mouse muy alto: Mantén tu muñeca recta.

Párate y siéntate: intenta cambiar de posiciones a lo largo del tiempo y pararte de vez en cuando para liberar la tensión de la espalda.


 

¡Felicidades, ya estás graduado en “Sentado 1.0”!

El drama de no llevar los audífonos al trabajo

Hoy en día vemos muchos memes sobre el drama de no llevar los audífonos al trabajo, pero en realidad, ¿tanto drama es por evitar la interacción social o por qué en realidad la música mientras trabajamos nos ayuda a hacerlo mejor?

 

Con la mayor parte de nuestro tiempo dedicado al trabajo y la mayor parte de nuestro trabajo siendo frente a la pantalla de una computadora, la música y los servicios de streaming se han vuelto un elemento inseparable de nuestra rutina cotidiana, una forma de "optimizar el tiempo" mientras trabajamos.

 

Lo cierto es que la música correcta para el trabajo correcto hace maravillas por la productividad. Algunos estudios modernos argumentan que no es la música en sí lo que nos ayuda a mejorar nuestra trabajo, sino el estado de ánimo en el que te pone escuchar tu música favorita. Ayuda a disminuir la sensación de tensión promoviendo que dejes de pensar en todo lo que tienes que entregar ese día y concentrándose en lo que estás haciendo en ese momento.  En términos biológicos, los sonidos melodiosos ayudan a estimular la liberación de dopamina y hacer que el trabajo sea más placentero.

 

Mientras que trabajar en un espacio abierto alienta a colaborar con los co-workers, el ruido puede ser demasiado para algunas personas que intentan concentrarse completamente en su trabajo. Si no hay un espacio privado para poder desconectar del ruido externo, los audífonos puede ser la mejor alternativa.

 

Diferentes estudios concluyeron que no toda la música te va a ayudar a trabajar mejor, aquí están algunos de los puntos claves para sacarle el mejor provecho:

 

  • Música en escalas mayores: Ayudan a mejorar el estado de ánimo y a trabajar más rápido.

  • ¿Con letra o sin letra?: Las canciones con letra causan conflictos con la concentración en tareas complicadas, sin embargo son de gran ayuda al realizar tareas repetitivas que no requieren el 100% de la atención.

  • Sonidos de la naturaleza: El entorno que creas con la música impacta el comportamiento que tendrás al trabajar. ¿Y si pones sonidos del mar o del bosque mientras trabajas? ¡Te puedes transportar a cualquier lugar!

¡Qué comiencen los juegos del hambre!

Los competidores de tu mismo sector pueden ser la clave para tu éxito. Al iniciar un negocio no debemos de olvidar echarle un ojo a los competidores del mercado, estudiarlos, conocerlos y entenderlos hará que encuentres más fácilmente un océano azul para tu negocio.

 

Antes que nada debes de tener bien claro el giro de tu negocio y el famosísimo análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas) ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles de tu negocio? Tener en claro esto te ayudará a encontrar a tus competidores. No debes de preocuparte sólo de los que son fáciles de encontrar a simple vista, sino también de los competidores más pequeños.

 

Puedes comenzar buscando en Google a los proveedores de servicios similares al tuyo. Haz tu trabajo de novia celosa, stalkea la redes sociales de tus competidores, sus posts con mayor interacción, su estrategia de venta, su página de internet… Esto te ayudará a darte una idea de cómo se manejan, su tono de comunicación y el éxito de su promoción en línea.

 

Mira si tienen  comentarios positivos, encuentra que los hizo tan especiales para el cliente que los calificó con mil estrellas.

 

Antes de proseguir, espero estes anotando toda esta información ya que te ayudará a crear una comparación frente a frente entre cada competidor y seleccionar los puntos positivos y negativos de cada uno para ser aún mejor que ellos.

 

Una vez que hayas hecho la comparación y seleccionado los puntos más importantes de cada uno puedes formar una estrategia propia apoyada en esta información que recabaste y asegurarte de ofrecerle a tus clientes lo mejor de los dos mundos, haciendo una verdadera diferencia en el mercado al que quieres entrar.